El cardenal Viganò: de nuevo los puntos sobre las íes

De nuevo el cardenal Viganò da una lección de honradez, mesura y… verdad, ante todo la verdad. No se pueden utilizar los secretos prometidos para ocultar la barbarie o… hay votos y órdenes que no se pueden cumplir. ¿Hasta cuándo tendremos que sopotar a este Papa? ¿Hasta cuándo se va a alargar el silencio de la jerarquía?

Compartir
mm

Scio Cui credidi (2 Tim.2, 12)

Antes de empezar a escribir, me gustaría dar gracias y glorificar a Dios Padre por cada una de las situaciones y pruebas que me ha preparado y preparará a lo largo de la vida. Como sacerdote y obispo de la Santa Iglesia Esposa de Cristo, se me ha llamado como a todos los bautizados a dar testimonio de la verdad. Por el don del Espíritu Santo que me sostiene con alegría en el camino que se me ha llamado a recorrer, es mi intención hacerlo hasta el final de mis días. Nuestro único Señor me ha invitado también a seguirlo, y es igualmente mi intención seguirlo con la ayuda de su gracia mientras Dios me dé vida.

«Yo cantaré a Yavé mientras viva; entonaré salmos a mi Dios mientras subsista.

Séale grato mi hablar, y yo me gozaré en Yavé» (Salmo 104, 33-34).

Hace ya un mes que presenté mi testimonio, sin otra intención que el bien de la Iglesia, sobre lo sucedido en la audiencia con el papa Francisco el 23 de junio de 2013 y con relación a ciertos asuntos que me fue dado conocer en el curso de las misiones que se me confiaron cuando trabajaba en la Secretaría de Estado y en Washington, en lo tocante a los responsables de encubrir delitos cometidos por el anterior prelado de dicha capital.

Mi decisión de revelar tan graves sucesos es una de las más serias y dolorosas que he tomado en la vida. La tomé tras mucha reflexión y oración, después de meses de hondo sufrimiento y angustia, en medio de una avalancha cada vez mayor de noticias de terribles sucesos con miles de víctimas inocentes arruinadas y la vocación y la vida de jóvenes sacerdotes y religiosos viéndose truncadas. El silencio de los pastores que podrían haber facilitado el remedio y evitado que hubiera más víctimas se fue volviendo cada vez más inexcusable, convirtiéndose en un delito devastador para la Iglesia. A pesar de ser bien consciente de las tremendas consecuencias que podría tener mi testimonio, porque estaba a punto de revelar que el propio sucesor de San Pedro estaba implicado, no me importó hablar por el bien de la Iglesia, y declaro ante Dios con la conciencia tranquila que mi testimonio es verdadero. Cristo dio la vida por la Iglesia, y Pedro, servus servorum Dei, es el primero que está llamado a servir a la Esposa de Cristo.

Es indudable que algunos de los hechos que iba a revelar pertenecían al secreto pontificio que yo había prometido guardar y había guardado fielmente desde el inicio de mi servicio en la Santa Sede. Pero el motivo de todo secreto, incluido el pontificio, es defender a la Iglesia de sus enemigos, no encubrir y hacerse cómplice de los delitos cometidos por algunos de sus miembros. Yo era testigo, no por decisión propia, de unos sucesos escandalosos, y como dice el Catecismo de la Iglesia Católica (2491), el secreto no obliga si dando a conocer la verdad se pueden evitar un daño muy grave. Sólo el secreto de confesión podría haber justificado mi silencio

Ni el Papa ni ningún cardenal de Roma han negado lo que declaré en mi testimonio. El refrán quien calla, otorga se cumple indudablemente en este caso, ya que si quisieran negar mi testimonio no tendrían más que desmentirlo y facilitar documentación que confirmara su desmentido. Es inevitable sacar la conclusión de que no facilitan documentación porque saben que confirma mi testimonio.

Mi testimonio se centraba en que al menos desde el 23 de junio de 2013 el Papa conocía, porque yo se la había dado a conocer, la perversidad y la maldad de las intenciones y acciones de McCarrick, y en vez de tomar las medidas que cualquier pastor bueno habría tomado, el Papa nombró a McCarrick uno de sus principales asistentes en el gobierno de la Iglesia, en asuntos relativos a EE.UU., la Curia e incluso China, como vemos en estos días sintiendo gran preocupación y ansiedad por esa iglesia mártir.

Y sin embargo, la respuest​a de​l Papa a mi testimonio fue «¡No diré una palabra!» Pero luego, contradiciéndose, ha comparado su silencio con el de Jesús de Nazaret ante Pilatos, y a mí con el gran acusador, Satanás, que siembra escándalo y división en la Iglesia, aunque sin llegar a nombrarme. Si hubiera dicho que Viganò mentía, habría puesto en duda mi credibilidad mientras trataba de afirmar la suya. Con ello habría suscitado una mayor demanda en el pueblo de Dios y en el mundo para que se publicara la documentación necesaria para determinar quién decía la verdad. En vez de eso, emitió una sutil calumnia sobre mí. Y la calumnia es un delito tan grave que él ha comparado con el de asesinato. En realidad lo ha hecho repetidamente en el contexto de la celebración del Santísimo Sacramento, de la Eucaristía, porque en ese momento los periodistas no le podían preguntar nada. Cuando habló con éstos, les pidieron que hicieran uso de su madurez profesional y sacaran sus propias conclusiones. ¿Y cómo van a averiguar la verdad los reporteros si los directamente implicados se niegan a responder preguntas y facilitar documentos? La negativa del Papa a responder a mis acusaciones y que haga oídos sordos a los fieles no son muy coherentes con sus llamadas a la transparencia y a construir puentes.

Es más, está claro que no fue un error aislado que el Papa encubriera a McCarrick. Últimamente se han documentado muchos más casos en la prensa de que el papa Francisco ha defendido a sacerdotes homosexuales que han cometido graves abusos contra menores o adultos. Entre ellos su complicidad en el caso del P. Julio Grassi en Buenos Aires, su rehabilitación del P. Mauro Inzoli después de que el papa Benedicto lo hubiera apartado del ministerio (hasta que fue a la cárcel, tras lo cual Francisco lo redujo al estado laico) y su interrupción de la investigación sobre las acusaciones de abusos sexuales contra el cardenal Cormac Murphy O’Connor.

Mientras tanto, una delegación de la Conferencia Episcopal de EE.UU. presidida por el cardenal Di Nardo fue a Roma para solicitar una investigación de McCarrick. El cardinal Di Nardo y otros prelados deberían decir a la Iglesia de EE.UU. y del mundo entero si el Papa se negó a investigar los delitos de McCarrick y de los encubridores. Los fieles tienen derecho a saberlo.

En particular me gustaría apelar al cardenal Ouellet, porque cuando era nuncio siempre trabajé muy estrechamente con él, y siempre le tuve gran estima y afecto. Recordará que al final de mi nunciatura en Washington me recibió una tarde en su apartamento de Roma y sostuvimos una larga conversación. Al comienzo del pontificado de Francisco, había mantenido su dignidad, como había demostrado valerosamente cuando era arzobispo de Quebec. Pero más tarde, siendo prefecto de la Congregación para los Obispos, lo estaban puenteando, porque las recomendaciones para las ordenaciones episcopales las pasaban directamente a Francisco dos amigos homosexuales de su dicasterio, y terminó por darse por vencido. El largo artículo que escribió en L’Osservatore romano a favor de los aspectos más controvertidos de Amoris latitia supuso su rendición. Eminencia: antes de que yo partiera para Washington, fue usted quien me habló de las sanciones de Benedicto a McCarrick. Tiene enteramente a su disposición documentos clave que incriminan a McCarrick y a muchos encubridores suyos en la Curia. Eminencia, lo insto a dar testimonio de la verdad.

Por último, quisiera animar a todos los fieles, hermanos míos en Cristo: ¡no desesperen! Hagan suyo el acto de fe y confianza en Cristo Jesús nuestro Salvador que hizo San Pablo en su segunda epístola a Timoteo, scio Cui credidi, sé a Quién he creído, que he escogido como lema episcopal. Es un momento de arrepentimiento, de conversión, de oraciones, de gracia, para preparar a la Iglesia, esposa del Cordero, para combatir y ganar con María la batalla contra el dragón antiguo.

Scio Cui credidi (2 Tim 1:12)

En Ti, Jesús, mi único Señor, cifro mi entera confianza.

«Dios hace concurrir todas las cosas para bien de los que le aman» (Rom. 8,28)

Para conmemorar mi ordenación episcopal el 26 de abril de 1992, a manos de Juan Pablo II, elegí esta ilustración tomada de un mosaico de la basílica de San Marcos en Venecia, que representa el milagro de la tormenta que calmó Jesús. Me llamó poderosamente la atención que en la barca de San Pedro azotada por la tempestad Jesús aparezca dos veces. Una, profundamente dormido en la proa mientras Pedro trata de despertarle: «Maestro, ¿no te da cuidado de que perezcamos? Mientras tanto, los apóstoles, aterrorizados, miraban para otro lado sin reparar en que Jesús estaba de pie a espaldas de ellos, bendiciéndolos y garantizándoles que estaba al mando de la embarcación: Despertando, mandó al viento y dijo al mar: Calla, enmudece… Y luego les dijo: “¿Por qué teméis? ¿Aún no tenéis fe?”» (Mr. 4,38-40)

La escena es muy oportuna porque representa la atroz tormenta que atraviesa la Iglesia en esto momento, pero con una diferencia crucial: que el sucesor de San Pedro no sólo no se da cuenta de que el Señor está verdaderamente al timón, sino que ni siquiera tiene intención de despertar a Jesús que duerme en la proa.

¿Es que Cristo se ha vuelto invisible para su vicario? ¿Será que tiene la tentación de hacer de sustituto de nuestro único Maestro y Señor?

¡El Señor tiene enteramente en sus manos el gobierno de la barca! ¡Que Cristo, la Verdad, nos ilumine siempre el camino!

+ Carlo Maria Viganò Arzobispo titular de Ulpiana Nuncio apostólico 29 de septiembre de 2018
Festividad de San Miguel Arcángel

(Traducido por Bruno de la Inmaculada /Adelante la Fe)

 

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*